Ortodoncia invisible

Ortodoncia invisible: ¿es realmente efectiva?

Hoy en día, gracias a los tratamientos de ortodoncia invisible que tenemos a nuestro alcance, ya no tenemos excusa para apostar por una sonrisa sana y bonita.

La era de los brackets metálicos, aquellos aparatos que seguro recordarás de la época de la pubertad, realmente tuvo su origen muchos siglos antes, pues ya los egipcios habían observado la necesidad de utilizar sistemas similares a los actuales para poder conservar u ordenar piezas dentales. De una manera muy rústica, claro.

En los últimos años, el mundo de la ortodoncia se ha revolucionado gracias a la llegada de otros sistemas más discretos, complementarios a los brackets metálicos tradicionales, como los brackets estéticos -transparentes-, realizados en zafiro, resina/policarbonato o cerámicos; así como la ortodoncia mediante alineadores invisibles que conocemos mejor por su nombre comercial “Invisalign” y la ortodoncia lingual.

Con esta breve introducción, nos metemos en materia y resolvemos, a continuación, diversas cuestiones sobre los sistemas de ortodoncia invisible. ¿Nos acompañas?

¿Qué es la ortodoncia invisible?

Con la definición de ortodoncia invisible nos referimos a los alineadores invisibles y la ortodoncia lingual, alternativas de ortodoncia más estéticas que los brackets metálicos y transparentes. Estas opciones de tratamiento permiten a los pacientes alinear y mejorar la apariencia de su sonrisa de una forma imperceptible y cómoda.

Tipos de ortodoncia invisible

Como ya hemos comentado, existen dos tipos de sistemas de ortodoncia invisible: los alineadores transparentes y la ortodoncia lingual.

Los alineadores invisibles son unas férulas transparentes personalizadas para las arcadas dentales superior e inferior de cada paciente, que se pueden retirar en determinados momentos del día y se van cambiando a lo largo del tratamiento, con la evolución que este va teniendo.

Por su parte, la ortodoncia lingual, aunque no es invisible como tal, se considera así porque se coloca de forma fija en la parte posterior de los dientes, tanto en la parte de arriba como en la de abajo.

Fases del tratamiento de ortodoncia invisible

Nuestro especialista podrá recomendarnos llevar a cabo un tratamiento de ortodoncia por diversos motivos, más allá de la pura estética, que quizá no nos hayamos parado a pensar.

Podemos encontrarnos ante la necesidad de solucionar problemas de mordida (abierta, cruzada, sobremordida…), de recolocación de un diente que está en un lugar que no le corresponde, de colocar correctamente los dientes rotados, de unir los dientes que tienen entre sí un excesivo espacio (diastema), de solucionar el apiñamiento dental… Así mismo, se podrá recomendar la ortodoncia cuando existe maloclusión dental, un problema que impide la correcta masticación e higiene de los dientes, pudiendo traer consigo problemas más graves como caries y enfermedades en las encías como la gingivitis o la periodontitis.

Una vez tenemos tomada la decisión de realizar el tratamiento de ortodoncia para mejorar nuestra salud y estética bucodental, el primer paso es realizar un estudio para los diferentes sistemas de ortodoncia que permita valorar el tratamiento con el que mejores resultados se puedan obtener de forma personalizada.

En este punto, debemos tener en cuenta que hay ocasiones en las que, por mucho que deseemos la ortodoncia invisible, este puede no ser el tratamiento más recomendable para nosotros. Siempre debemos confiar en que lo que nos digan los profesionales, ya que sus decisiones estarán meditadas y tomadas al respecto de lo que muestran los estudios realizados, y siempre teniendo en cuenta nuestras necesidades particulares (tiempo, recursos económicos, edad, salud…).

Una vez aprobado el tratamiento de ortodoncia invisible, si se ha optado por la ortodoncia lingual, esta se colocará en la parte trasera de las arcadas superior e inferior y, poco a poco, en las revisiones pautadas, se irá ajustando para lograr el objetivo esperado al final del tratamiento.

Por el contrario, si se decide llevar a cabo el tratamiento de ortodoncia invisible con alineadores, se podrán colocar unos ataches, del color del diente, para hacer más fuerza en los dientes seleccionados.

A lo largo del tratamiento se reciben, en la clínica dental o directamente en el domicilio del paciente, los diferentes alineadores que irán transformando la sonrisa hasta lograr el resultado deseado. Se irán realizando los cambios de alineadores generalmente cada 10-15 días, y acudiremos a consulta cada 6 semanas para poder ajustar periódicamente todos los detalles necesarios que permitirán a los alineadores trabajar correctamente.

Al finalizar cualquier tratamiento de ortodoncia, tanto si es invisible como si no, se dará al paciente un aparato retenedor que puede ser fijo -colocado en la parte posterior de los dientes- o removible -en formato de férula transparente-, y que servirá para evitar que los dientes se muevan.

Ortodoncia invisible

4 ventajas de la ortodoncia invisible

 Las ventajas de la ortodoncia invisible con respecto a los sistemas de brackets tradicionales son:

  • Estética: sin duda, la más evidente. Con la ortodoncia invisible nuestra sonrisa se irá alineando sin que se note externamente.
  • Comodidad: se pueden retirar los alineadores para comer y, después, volver a colocarse de manera sencilla y rápida. Además, se pueden llevar en cualquier ocasión y no tendremos riesgo de que se queden restos de comida en los aparatos.
  • Higiene: podemos seguir manteniendo nuestra higiene bucodental habitual sin necesidad de preocuparnos por realizar una limpieza más exhaustiva como necesitan los brackets. Además, los alineadores se pueden limpiar fácilmente cuando se retiran de la boca.
  • Duración del tratamiento: realmente no es una ventaja, pues aunque parece que hay personas que afirman que el tratamiento con ortodoncia invisible es más corto, esto no es así, sino que siempre va a depender de cada caso concreto y de la evolución del propio tratamiento.

Ortodoncia invisible: ¿es realmente efectiva?

Como hemos apuntado en el apartado sobre las fases del tratamiento con ortodoncia invisible, es importante que tengamos presente que este tipo de ortodoncia no es apta para todos los casos. Con el estudio previo, será el especialista el que valore el tratamiento más recomendable para el paciente, así como confirme los resultados que se van a lograr.

Dicho esto, terminamos con la respuesta a la pregunta que proponíamos en el título de este post: podemos decir que la ortodoncia invisible, tanto si se realiza con alineadores como si se emplea la ortodoncia lingual, es efectiva y completamente segura.

Por último, aunque no por ello menos relevante, cabe comentar que es importantísimo tener en cuenta que este tipo de tratamientos, y ya nos referimos sobre todo a los que se realizan con alineadores, siempre se lleven a cabo con las recomendaciones y la supervisión de un ortodoncista profesional, pues llevamos tiempo viendo que existen cada vez más marcas que comercializan alineadores similares a los de Invisalign que obvian la figura del especialista para comunicarse directamente con el paciente. Es fundamental que el proceso esté siempre vigilado y correctamente realizado para evitar problemas y resultados no deseados.

¿Quieres lucir una sonrisa perfecta, pero tienes dudas sobre el tratamiento que elegir? Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos en el proceso.

Ortodoncia en adultos, ¿sí o no? Descubre la respuesta en este otro artículo.

30 marzo, 2021
Llámanos Pide cita
Abrir chat
1
Hola, estamos aquí para ayudarte. ¿Necesitas contactar con nosotros? Escríbenos y te responderemos a la mayor brevedad posible.