Gingivitis

Gingivitis: 3 consejos para prevenirla

La gingivitis es la enfermedad más frecuente de las encías. Este tipo de patologías están cada vez más extendidas entre la población mundial pues son debidas, principalmente, a una higiene bucodental deficiente.

En este artículo te contamos todo acerca de la gingivitis, sus causas y su tratamiento.

¿En qué consiste la gingivitis?

La gingivitis es una patología en la que se produce inflamación de encías por acumulación de bacterias, se enrojecen y pueden sangrar durante el cepillado de los dientes o en otros momentos del día como, por ejemplo, al morder determinados alimentos como el pan o las manzanas.

Se trata de una enfermedad normalmente indolora que podemos tomar como poco relevante, pero que al cabo del tiempo puede agravarse, derivando en una periodontitis y pudiendo llegar a comprometer algunas piezas dentales.

La gingivitis puede detectarse, además de por el sangrado eventual, por el mal aliento, la sensibilidad dental, el mal sabor de boca, la retracción de las encías y/o la inflamación de las encías.

Por qué se produce la gingivitis 

Nuestra boca está plagada de bacterias, que se van acumulando tras las comidas y con la saliva, colocándose especialmente en los huecos que existen entre nuestros dientes y formando, conjuntamente, la placa.

Esta placa, cuando no se elimina con la limpieza diaria y se endurece, forma lo que conocemos como sarro que, al ser complicado de quitar, se va acumulando paulatinamente en dientes y encías y edureciéndose, terminando por perjudicar la salud de los tejidos que sujetan los dientes.

La gingivitis es, en definitiva, la infección que provoca la acumulación de estas bacterias en forma de sarro en nuestra boca. En ocasiones, esta inflamación puede aparecer aunque tengamos una higiene dental perfecta, que será la que resulte del cepillado, el uso de seda dental y el enjuague bucal. 

No obstante, aparte de una higiene dental deficitaria, existen diversos factores que pueden fomentar la aparición de la gingivitis. Estos son:

  • Consumo de tabaco
  • Mala colocación dental (dientes torcidos, superpuestos o grandes espacios interdentales)
  • Embarazo
  • Diabetes
  • Herencia genética
  • Altos niveles de estrés

 Gingivitis y periodontitis: ¿En qué se diferencian?

Tanto gingivitis como periodontitis son enfermedades de las encías. La gingivitis es una inflamación de la encía de forma reversible sin que exista pérdida de hueso. En cuanto a la periodontitis, esta es una infección en la que, aparte de la inflamación de la encía, existe pérdida de hueso de soporte de los dientes.

Gingivitis

La gingivitis, como hemos comentado anteriormente, empieza con síntomas como el sangrado leve de las encías y el mal aliento y, según va evolucionando, si no se cuida, puede ir derivando en la progresiva retracción de las encías que, en su avance, irán mostrando la raíz de los dientes. 

3 consejos fundamentales para prevenir la gingivitis

El primero de nuestros consejos para prevenir la gingivitis (y la periodontitis) es mantener una buena salud bucodental. Debemos cepillarnos los dientes tres veces al día, a ser posible siempre después de cada comida, durante al menos un par de minutos, realizando el cepillado de manera correcta y eficiente para llegar a todas las superficies de los dientes y las encías, y usar un dentífrico con flúor, para evitar que las bacterias se vayan acumulando en la boca. Además de ello, podemos utilizar seda dental una vez al día y acompañar el cepillado con el uso de un colutorio o enjuague bucal, que nos aportará más frescura.

En segundo lugar, debemos acudir al dentista, al menos una vez al año, para revisar nuestra salud bucodental. Normalmente en esta visita se incluirá una limpieza que nos servirá para retirar cualquier posible depósito de placa y evitar, así, que se generen inflamaciones en nuestras encías. 

Gingivitis

Por último, aunque no por ello menos importante, debemos considerar dejar de fumar. El tabaco, además de ser perjudicial para nuestra salud general, es uno de los principales factores de riesgo en la periodontitis, por lo que es importante que tengamos esto en cuenta para frenar este hábito.

Como podemos observar, incluir el cuidado de las encías entre nuestros hábitos de higiene diaria es imprescindible para poder mantener nuestros dientes y nuestra boca en perfecto estado.

¿Necesitas consultarnos alguna duda sobre tu higiene bucal o quieres solicitar una cita con nosotros? En Clínica Perios estaremos encantados de atenderte, haz clic aquí y ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

Related Posts

Llámanos Pide cita
Abrir chat
1
Hola, estamos aquí para ayudarte. ¿Necesitas contactar con nosotros? Escríbenos y te responderemos a la mayor brevedad posible.