Salud bucodental

Consejos para cuidar de tu salud bucodental

Ahora que acabamos de empezar el 2021 y todavía tenemos nuestros propósitos frescos, vamos a apostar por cuidar de nuestra salud bucodental desde el primer momento. ¿Nos acompañas?

La salud bucodental es fundamental para el bienestar de las personas. Sin ella, nuestras capacidades masticatorias y comunicativas se podrían ver limitadas e, incluso, nuestra propia sonrisa se podría ver estéticamente deteriorada.

Más importante aún es, como ya hemos comentado en otras ocasiones, tener en cuenta que descuidar la salud de nuestra boca nos podría conducir a otros problemas en el resto del organismo, entre ellos patologías digestivas, infecciosas o reumatológicas.

En este artículo, sobre el que estamos preparando ya una segunda parte, centramos nuestras recomendaciones en el cuidado de la salud bucodental en relación a la higiene y la alimentación.

Pero antes, definimos el término clave: ¿qué queremos decir cuando hablamos de salud bucodental?

Salud bucodental: ¿Qué es?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud bucodental como ‘la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial.

Salud bucodental

Es decir, el término designa el estado de normalidad y funcionalidad de todas las partes de la cavidad bucal, incluyendo dientes, periodonto, huesos, articulaciones, mucosas, músculos y demás estructuras.

Existen diferentes motivos para tener una deficiente salud bucal, pero los más comunes son una incorrecta o inexistente higiene oral, una mala alimentación y malos hábitos como el consumo de tabaco, morderse las uñas o apretar y rechinar los dientes.

Algunas personas también tienen los dientes mal colocados o malformaciones de los tejidos dentales, lo que hace que sean más susceptibles a padecer patologías como las caries.

Consejos para cuidar la salud bucodental

Como hemos adelantado al principio de este artículo, a continuación te ofrecemos diversos consejos sobre higiene y alimentación para ayudarte a cuidar correctamente tu boca y tus dientes.

Consejos sobre higiene para cuidar la salud bucodental

Para tener una buena salud bucodental es importantísimo tener una rutina completa de higiene.

Nuestras recomendaciones:

  • Regularidad en el cepillado: lo ideal es hacerlo todos los días alrededor de 20 minutos después de cada comida, 3 veces al día y dedicando una media de 2-3 minutos a cada cepillado. No obstante, somos conscientes de que a veces esto es imposible. Por tanto, como mínimo, debemos lavarnos los dientes dos veces al día, siendo el cepillado más importante el de antes de acostarse.
  • Buena técnica de cepillado: la técnica del rodillo es muy aconsejable. Consiste en ir pasando el cepillo de la encía al diente, con un movimiento de muñeca, arrastrándolo de arriba abajo para desprender los restos de comida y placa. Se debe complementar con un cepillado de la parte posterior de los dientes. El cepillado no debe ser brusco, pues de ser así podríamos irritar y dañar las encías.
  • Limpieza de la lengua, las encías y el paladar: ¡las grandes olvidadas! Su higiene es fundamental, pues son zonas en las que la placa suele acumularse. La correcta higiene de estos puede, además, ayudar a evitar el mal aliento.
  • Uso de hilo dental, cepillos interdentales e irrigadores dentales: son instrumentos muy útiles para retirar cualquier resto de comida que haya podido quedarse atrapado en los espacios interdentales. El irrigador también ayuda a alcanzar rincones de difícil acceso.
  • Uso de colutorio o enjuague bucal: utilizarlo de manera complementaria al cepillado mejora la higiene bucodental, pues actúa sobre los sitios en los que se acumula la placa, a los que no podemos llegar con el cepillo. No obstante, es conveniente conocer su composición y pedir consejo a nuestro dentista sobre cuál es el mejor en nuestro caso en particular.
  • Cambio de cepillo de dientes: debemos reemplazar el cepillo periódicamente para que los cepillados sean más eficientes. Lo ideal es cambiarlo cada 4 meses, o cuando veamos que las cerdas están abiertas o dañadas.

Salud bucodental

  • Adecuada elección del dentífrico: las pastas de dientes con flúor son las más utilizadas porque protegen al diente contra la caries. También existen pastas específicas para casos de gingivitis, enfermedad periodontal o hipersensibilidad dental. Si no sabes cuál es la mejor para ti, consulta con tu dentista, será la persona que mejor te pueda aconsejar.
  • Uso de reveladores de placa: estas pastillas señalan las zonas de la boca y los dientes donde hay mayor concentración de placa bacteriana. Son muy útiles para mostrar dónde están los focos de acumulación y para comprobar cómo de eficientes están siendo nuestros cepillados.
  • Realizarse una limpieza profesional: como se recomiendan las revisiones odontológicas periódicas (al menos una vez al año), se pueden aprovechar estas visitas para realizar limpiezas en profundidad, siempre y cuando el especialista lo recomiende.

Consejos sobre alimentación para cuidar la salud bucodental

La alimentación tiene un papel clave en la salud bucodental. A sabiendas de que es necesario llevar una dieta sana y variada, no aconsejamos en ningún caso dejar de consumir los alimentos nombrados a continuación, sino tener un consumo moderado o restringido según cada caso.

Nuestras recomendaciones:

  • Evitar ciertos alimentos: existen alimentos más propensos al desarrollo microbiano de la placa, situación que aumenta el riesgo de formación de caries o de enfermedades periodontales. Los hidratos de carbono, que incluyen derivados del azúcar, como las golosinas, son un ejemplo. Otros alimentos son los que están hechos de trigo y maíz, tales como panes, tartas y galletas. Por otro lado, los cítricos, como los limones, pueden también resultar dañinos pues, consumidos en exceso, pueden ocasionar abrasión en los dientes por su alto contenido en ácido.
  • Evitar ciertas bebidas: algunas bebidas manchan el esmalte natural de los dientes, como el vino, el café o el té. Además, existen otros líquidos de los que tampoco hay que abusar por su alto contenido en azúcar, como los zumos industriales y las bebidas carbonatadas.
  • Adoptar una dieta sana y variada: los lácteos y la fruta son aliados de la alimentación para nuestra salud bucodental.

Salud bucodental

  • Beber agua: el agua ayuda a producir saliva, que ejerce un papel protector contra las bacterias. Además, evita la sequedad bucal y ayuda a mantener un pH neutro en la boca, evitando la acidez que la hace más propensa a la aparición de caries.
  • Vigilar la temperatura de los alimentos: no es bueno ingerir alimentos ni muy fríos, ni muy calientes. Estas temperaturas extremas pueden causar sensibilidad dental.
  • Evitar los picoteos entre horas: los tentempiés entre comidas aumentan la acidez oral e incrementan las bacterias causantes de las caries. Al no ser tan común lavarse los dientes después de estas pequeñas comidas, estaremos fomentando la acumulación de placa y restos de comida hasta horas después de la siguiente.

¿Tienes alguna duda sobre el cuidado de tu salud bucodental? En Clínica Perios estaremos encantados de ayudarte. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

Si quieres seguir descubriendo consejos para cuidar correctamente de tu boca y tus dientes, sigue tanto nuestro blog como nuestros canales de redes sociales, ¡y así estarás siempre al día!

13 enero, 2021
Llámanos Pide cita
Abrir chat
1
Hola, estamos aquí para ayudarte. ¿Necesitas contactar con nosotros? Escríbenos y te responderemos a la mayor brevedad posible.