Apnea del sueño

Qué es la apnea del sueño y cómo puede afectarnos

La apnea del sueño ocurre cuando se detiene nuestra respiración mientras dormimos.

Si te levantas con sensación de cansancio, a pesar de haber dormido toda la noche, y/o sueles roncar cuando duermes, es posible que padezcas lo que conocemos como apnea del sueño. Se trata de una patología que, aunque parece leve por los síntomas que generalmente observamos, no debe tomarse a la ligera. 

En este artículo te desvelamos todo sobre ella para que conozcas sus causas y síntomas, y así puedas identificarla y acudir al especialista para tratarla lo antes posible. 

¿Qué es la apnea del sueño?

Como hemos comentado en la introducción, la apnea del sueño es la interrupción de la respiración durante la noche, durante el tiempo que permanecemos dormidos.

Este tipo de interrupciones pueden producirse numerosas veces por cada hora y durar desde pocos segundos hasta uno o más minutos. Normalmente las pausas respiratorias se intercalan con los ronquidos, uno de los síntomas más comunes.

Lo que ocurre durante las pausas respiratorias es que se cierran de forma parcial o total los músculos de la faringe, impidiendo así la entrada de oxígeno y produciendo una disminución de los niveles de oxígeno en la sangre. En ese momento, el cuerpo se despierta durante unas fracciones de segundo, una franja de tiempo que hace imposible que al día siguiente nos acordemos de lo que nos ha ocurrido durante la noche. Y esto es, precisamente, lo que hace que se perciba sensación de no haber descansado, a pesar de haber estado durmiendo durante 7 u 8 horas.

Apnea del sueño

Tipos de apnea del sueño

Existen tres tipos de apnea del sueño: apnea obstructiva del sueño, apnea central del sueño y síndrome de apnea del sueño compleja.

El que se produce de manera más frecuente es la apnea obstructiva del sueño, en la que se produce la relajación de los músculos que forman la garganta.

Por su parte, la apnea central del sueño se produce cuando el cerebro falla en el envío de señales a los músculos del aparato respiratorio. 

Por último, el síndrome de apnea del sueño compleja es la combinación de los dos tipos anteriores.

Causas y síntomas de la apnea del sueño

Lo normal es que, mientras dormimos, nuestras vías aéreas estén abiertas y ayuden a que nuestra respiración sea constante y no sufra interrupciones. Sin embargo, en la apnea del sueño, los músculos de la garganta se cierran y bloquean la entrada de aire en nuestros pulmones.

Existen determinados factores que pueden favorecer que una persona padezca apnea del sueño, tales como: tener antecedentes familiares con el mismo problema, tener sobrepeso u obesidad, padecer algún tipo de trastorno del sistema endocrino o trastornos hormonales (tiroides, síndrome de ovario poliquístico), tener asma, tener un cuello grueso, tener amígdalas o vegetaciones grandes que dificulten la entrada de oxígeno, tener el maxilar inferior más corto que el superior, fumar y consumir alcohol, entre otros. Además, debemos tener en cuenta que este trastorno se produce de manera más frecuente en el sexo masculino y que puede afectar a las mujeres sobre todo a partir de la menopausia.

Los síntomas de la apnea del sueño son los ronquidos, las pausas respiratorias, el cansancio, el dolor de cabeza y la sequedad bucal al despertar, la somnolencia, los problemas para focalizar la atención durante el día, la falta de memoria, la irritabilidad y la depresión. Además, la apnea del sueño puede provocar desgaste dental, al rechinar o presionar los dientes, lo que se conoce como bruxismo.

En caso de que la apnea del sueño se agrave, existe un mayor riesgo de padecer hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares (ictus) o problemas cardiovasculares (angina de pecho, infarto de miocardio), por lo que, como comentábamos al inicio, es un problema que no debemos tomar a la ligera.

¿Cómo se diagnostica y trata la apnea del sueño?

Normalmente, como hemos visto, el propio paciente desconoce la razón que produce algunos síntomas comunes de la apnea del sueño, como el cansancio. Sin embargo, sí es frecuente que las personas con las que dormimos nos alerten de lo que está ocurriendo, pues es posible que también estén afectadas por nuestras paradas respiratorias o nuestros ronquidos. De esta forma, serán ellas las que alertarán sobre lo que está ocurriendo desde el principio.

Apnea del sueño

Una vez detectados los síntomas, la forma de diagnosticar la apnea del sueño es mediante un estudio del sueño. Este nos permitirá valorar el tipo de apnea que se padece y así podremos aplicar el tratamiento más adecuado en función de cada caso. 

La colaboración multidisciplinar entre especialistas en neurología, neumología, otorrinolaringología y odontología es fundamental para ofrecer el mejor abordaje de esta patología. 

En nuestro caso, como odontólogos, el tratamiento de la apnea del sueño, cuando esta es de carácter moderado o leve, se lleva a cabo con éxito gracias a los dispositivos de avance mandibular (DAM), unas férulas que se colocan durante la noche y que ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas.

5 consejos para prevenir la apnea del sueño

Podremos ayudar a prevenir la apnea del sueño si adoptamos los siguientes hábitos saludables:

  • Perder peso: en caso de que tengamos sobrepeso u obesidad, deberemos tratar de perder peso para mejorar nuestra calidad de vida y evitar, además de este molesto trastorno del sueño, otras patologías asociadas a estas enfermedades como la diabetes o los problemas cardiovasculares.
  • Hacer ejercicio de manera regular.
  • Seguir una dieta sana y variada, basada en la ingesta de alimentos frescos (verduras, frutas, proteínas de origen animal y vegetal de calidad, frutos secos, grasas saludables (aceite de oliva, aguacate…) y cereales integrales) y evitando al máximo los alimentos procesados (bollería, harinas refinadas, carnes procesadas, platos preparados industriales, etc.).
  • No fumar.
  • Evitar beber alcohol, siempre optando por el agua.

Esperamos haber podido ayudarte a conocer y reconocer mejor la apnea del sueño y, como siempre recalcamos, a prevenir este tipo de problemas llevando una vida más sana y tan beneficiosa para nuestro cuerpo y, por supuesto, ¡para nuestros dientes! Continúa tu visita por nuestro blog para seguir mejorando el cuidado de tu salud bucodental.

Si tienes dudas o necesitas hacernos una consulta, haz clic aquí y ponte en contacto con nosotros.

18 mayo, 2021
Llámanos Pide cita
Abrir chat
1
Hola, estamos aquí para ayudarte. ¿Necesitas contactar con nosotros? Escríbenos y te responderemos a la mayor brevedad posible.